A 43 años de la Masacre de Margarita Belén seguimos diciendo Memoria, Verdad y Justicia.

A 43 años de la Masacre de Margarita Belén seguimos diciendo Memoria, Verdad y Justicia.

La CTA Autónoma de Misiones recuerda hoy a los y las víctimas de la masacre perpetrada por la dictadura cívico militar  el 13 de diciembre de 1976 en proximidades del paraje de    Margarita Belén por la última dictadura cívico militar.  “Seguimos recordándolos, horrando las memoria de cada uno en las luchas de todos los días”, sostuvo Graciela Franzen secretaria de    Derechos Humanos de la CTA Autónoma de Misiones, hermana de Luis Arturo Franzen uno de los presos políticos fusilados esa madrugada.

La Masacre.

En la madrugada del 13 de diciembre de 1976, un grupo de 22 presos políticos de la Unidad Penal Nº 7 de Resistencia, la Brigada de Investigaciones de Chaco y distintas provincias de la región fueron concentrados en la Alcaidía de Resistencia para un posterior “traslado a la cárcel de Formosa”. Allí fueron sometidos a terribles sesiones de torturas. Cerca de las 3 de la mañana fueron subidos a vehículos de las fuerzas conjuntas y trasladados hasta el lugar donde finalmente fueron ejecutados.

Este 13 de diciembre como todos los años familiares, sobrevivientes organismos de Derechos Humanos, movimientos sociales, se concentrarán frente al monumento de Margarita Belén para recordarlos y para seguir reclamando Memoria, Verdad y Justicia.

Este aniversario de la Masacre de Margarita Belén vuelve a estar cargado de significación.   El equipo Argentino de Antropología Forense por orden judicial había exhumado los restos de Arturo Franzen y Manuel Parodi Ocampo en septiembre del 2017 para despejar las dudas que se tenían sobre si los cuerpos entregados por la dictadura cívico militar eran los de ellos.

En noviembre último las familias Franzen y Parodi, fueron notificadas que tal como lo habían sospechado durante todos estos años, los cuerpos que enterraron aquel diciembre del 1973 no era el de sus familiares. Eran ellos sí, pero estaban en las tumbas equivocadas. Arturo Franzen fue enterrado como Manuel Parodi Ocampo y Manuel fue enterrado que la familia Franzen dispuso para Arturo.

“Por lo menos tener la certeza que son ellos, que son nuestros familiares, nuestros compañeros, tener la verdad es muy sanador”, sostuvo en ese momento Graciela Franzen hermana de Arturo.

En el 2018 también el recuerdo y homenaje a los y las presas políticas fusiladas esa madrugadas del 13 de diciembre tuvo una particularidad. Habían sido identificados y restituidos a sus familiares los restos de  Carlos Tereszecuk otro de los asesinados en esa Masacre.

También fue el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense permitió cerrar esa parte de la historia. Tereszecuk fue uno,  de tres cuerpos enterrados en el Cementerio de Empedrado tras ser recuperados del río Paraná.

“El río te va a devolver lo que no te puede devolver la Justicia. Podés negar, podés sepultar, podés meter bajo cemento, pero lo va a devolver igual porque es parte de la historia, no lo pueden borrar”, sostuvo Juan  Tereszecuk, hermano menor de Carlos, en septiembre del año pasado cuando le fueron devueltos los restos de su hermano.   

Carta de GRACIELA FRANZEN a su hermano LUIS ARTURO.                      

 Querido hermano y Compañero.             Así vivimos y así nos despedimos en aquella humilde casa de dos plantas, en el centro de Posadas, donde te refugiaron luego del primer allanamiento a nuestra casa, el 19 de diciembre de 1975. 

Ese 19 de enero, era el último día que permanecías en Posadas, ya clandestino desde hacía un mes.              

 Y fuimos con Mami a despedirte. No podíamos permitirnos llorar.  Debíamos fortalecernos para lo que se venía.   Éramos dos compañeros despidiéndonos. No imaginábamos que sería la última vez. El ultimo abrazo.    Esa casa está igual. Pero vos y los 30.000 nos hacen falta.                      

 El país ya no es el mismo. Pasamos por tantas, pero sobrevivimos!                    

 Quiero agradecer a las compañeras y compañeros de Resistencia, que se jugaron recibiéndote en su casa, que te consiguieron trabajo de electricista, a los  que diariamente te hacían los controles.    

A los que les hicieron el aguante durante las torturas, y a los que los despidieron cantando la “Marchita” aquel nefasto 12 de diciembre de 1976. Nuestro General decía: “Nunca desaparece el Pueblo”.        Y este sufrido pueblo argentino, que resistió tantas injusticias, tanta entrega de sus riquezas, hoy nuevamente está de  Fiesta, como en 1973. Con esperanzas renovadas!                

Recuerdo que festejando en nuestro local de ATE, nuestra sede en ese momento, te dije: “Bueno, ahora que ganamos, ya podemos estar tranquilos”.  Claro, yo era una adolescente secundaria, ingenua. Y vos, sabiamente me dijiste: “Ahora  si empieza la lucha por  la Liberación Nacional, no podemos bajar los brazos”. Y que razón tenías!                   

 Hoy sabemos que ganamos una batalla, pero el enemigo está siempre al asecho.      Por eso nos unimos, por eso seguimos en la lucha, por eso no bajamos los brazos, hasta ver nuestra Patria y nuestra América India, liberada!.   Me costó pedir al Juzgado Federal, la inhumación de tu cuerpo. Pero era un deber militante, como es estar acompañando cada lucha hoy.          

 Aún estamos esperando. Pero ya sabemos que lo teníamos a nuestro querido Manuel Parodi Ocampo, mi compañero de la JUP, de las Peñas “El Descamisado” en ATE, del Partido Autentico. Y la  familia Parodi, te tenía a vos.    Como dijo Dafne Zamudio, cuando entregaron el cuerpo de su Papa: “Y si no es El?”                  

 Y su Mama le contesto: “No importa, será el cuerpo de otro Compañero”.  Hoy, físicamente no podré estar en la Casa de la Memoria, ni en Margarita Belén, con tantos Compañeros sobrevivientes, familiares y jóvenes maravillosos, que siguen levantando  nuestras banderas. 

Pero mi corazón está allí, junto a los 30.000 y a los Hijos Apropiados que aún tenemos que recuperar!.

Querido Arturo, hermano, Compañero!            

 Queridos Compañeros  asesinados en Margarita Belén!      

 Presente! Hasta la Victoria Siempre!        

Graciela Franzen