El feminismo volvió a las calles contra las violencias y la opresión.

El feminismo volvió a las calles contra las violencias y la opresión.

El feminismo volvió a las calles contra las violencias y la opresión. En Posadas la marcha llegó hasta la Plaza 9 de Julio. En Oberá concentraron fue  en el centro cívico. En San Pedro en la plaza Fundadores. En Puerto Iguazú la marcha llegó hasta Plaza San Martín. Hubo manifestaciones en toda la provincia

En el Día internacional de lucha para la eliminación de las violencias de género miles personas marcharon en la provincia. Hubo un fuerte repudio al Golpe de Estado contra el pueblo Boliviano,   a las políticas neoliberales que proliferan en la región y la brutal represión de las protestas en Chile, Haití, y una gran preocupación por el recrudecimiento de un discurso fascista en toda la región empezando por Brasil.

En Posadas la marcha tuvo como ya es habitual los rostros de las víctimas de femicidios, número que cada crece de manera alarmante. Esta vez se sumaron los rostros de activistas políticas de toda América Latina asesinadas por luchar contra las políticas extractivistas y represivas.

Desde las hermanas Mirabal por cuyo triple femicidio ocurrido el 25 de noviembre de 1960 en manos del régimen de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominica, pasando por Mirtha Coutouné, Susana Ferreyra, Azucena Villaflor, asesinadas por la dictadura cívico militar hasta llegar a nuestros días y rescatar a Berta Cáceres, Marielle Franco o Daniela Carrasco, la mimo asesinada en la represión en Chile.

Además hubo una conmovedora columna de niñas que levantaron la consigna de “Niñas, No Madres” la que denunció la continuidad de los abusos sexuales que terminan con el embarazo de niñas a las que se le es negado el derecho a la Interrupción Legal del Embarazo ya sea por negligencia del Sistema Sanitario o bien como parte de una política de forzar a las niñas a parir y dejar impunes los abusos.

Juntes y en las calles.

“Hoy más que nunca en estos tiempos sombríos, estamos  de pie, juntas, juntes en lucha contra toda violencia  y opresión. Porque las calles son nuestras… Porque el miedo, la muerte, los tanques, las balas, los gases no alcanzarán para devolvernos a la privacidad de nuestras casas, de nuestros barrios, a la soledad y orfandad. Nos quieren solas, muertas de miedo y desorganizadas. Pero una vez más les estamos mostrando que estamos juntas, juentes en lucha contra toda  violencia y toda opresión”, pudo escucharse como parte del documento colectivo que se leyó una vez que la marcha llegó a la plaza 9 de Julio.

Tras la lectura del documento, hubo toma de la palabra de varias organizaciones y se cerró con las intervenciones artísticas de las Mujeres del Colectivo Artístico Comunitario Murga de la Estación, artistas del TEUNaM, y los tambores  Paranaguá  Percusión.

DOCUMENTO 25N POSADAS

En las calles, en lucha contra toda violencia y toda opresión.

En las calles en lucha contra el patriarcado, el capitalismo, el colonialismo, el racismo y el fascismo.

Este 25 de noviembre en Posadas, como  en muchos otros lugares en este momento volvemos a ocupar las calles para poblarlas de nuestras luchas, nuestros sueños, nuestras esperanzas, nuestras broncas, nuestras demandas, nuestra fuerza.


Mujeres del Colectivo Artístico Comunitario Murga de la Estación

Hoy se cumplen 59 años del asesinato en  República Dominicana de las  hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal por su activismo político en contra del régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo. En honor a ellas se declaró  el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es un día de acción global,  de visibilización de nuestras demandas y de reivindicación de las vidas y las luchas de millones de mujeres. Aún  en condiciones de opresión  extrema,  elegimos   enfrentar las violencias, sobreponernos al miedo y exigir los derechos que nos niegan e ir por aquellos que nos faltan.

Hoy más que nunca en estos tiempos sombríos, estamos  de pie, juntas, juntes en lucha contra toda violencia  y opresión. Hoy cuando el capitalismo, el colonialismo, el patriarcado, el racismo que gobiernan nuestros pueblos y expolian nuestras vidas están empoderados y extendiendo su crueldad sin límites, descargando  su odio contra las cholas en Bolivia, cuando violan mujeres en Chile, asesinan lideresas en Colombia y Brasil, atentan contra el pueblo invisibilizado de Haití, hoy en este territorio que nos duele, estamos marchando.

Porque las calles son nuestras… Porque el miedo, la muerte, los tanques, las balas, los gases no alcanzarán para devolvernos a la privacidad de nuestras casas, de nuestros barrios, a la soledad y orfandad. Nos quieren solas, muertas de miedo y desorganizadas. Pero una vez más les estamos mostrando que estamos juntas, juentes en lucha contra toda  violencia y toda opresión.

“Furioso ejercicio el de no pisarnos la memoria… somos nosotras las que siempre ponemos las muertas”

Nos unimos al repudio más claro, incondicional del golpe de estado contra el pueblo Boliviano, la represión brutal en Chile, el abandono y las violencias ejercidas sobre el pueblo Haitiano, la alianza y  radicalización de los sectores más reaccionarios de Brasil y nos solidarizamos, abrazamos las luchas en cada rincón de este continente que resiste y enfrenta las políticas de saqueo, hambre, muerte de los gobiernos de turno en línea con los mandatos del FMI y los organismos multilaterales de expoliación.

Nos unimos para exigir que cese la masacre en Bolivia, que se retiren los tanques de las calles de Chile, que cese la represión en Haití  y que la sangre de nuestras hermanas y hermanos de toda Latinoamerica deje de correr. Nuestras vidas valen, Nuestros sueños valen, nuestros territorios son nuestros.

El horror no nos paralizó. Nos tienen Miedo porque ya no tenemos miedo.

La pelea de los trabajadores y trabajadoras, campesinos e indígenas para derrotar el golpe de estado en Bolivia, las protestas que se sostienen en Chile a pesar los muertos, las detenciones arbitrarias, las violaciones, las más de 10 semanas de movilización en Haití, el paro general en Colombia nos muestran que 60 años después del asesinato de las hermanas Mirabal los derechos democráticos no han sido realmente conquistados en nuestro continente. Tenemos que decirlo claramente: es imprescindible democratizar la democracia para NUNCA MAS NEOLIBERALISMOS EN AMERICA LATINA.

Los compromisos de los distintos gobiernos de nuestros países y su subordinación al capital transnacional, a los mandatos del FMI y al poder de los EEUU; reforzados con la alianza siniestra con los sectores más reaccionarios de las iglesias que día a día exigen más protagonismo y siguen avanzado sobre nuestros derechos, en particular el de las mujeres y las identidades disidentes.

Las mujeres de Argentina con la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito, el grito de Ni Una Menos que se extendió por todo el mundo hemos sido las precursoras de esta rebelión en todo el continente, rebelión que están reprimiendo y pretendiendo callar con más muertas, más crueldad y más horror.

Nosotras les devolvemos más redes fortalecidas, más presencia en las calles, más unidad en la acción, más debate, más política en clave feminista y femenina. No se confundan: nuestras casas, nuestros barrios no son espacios privados y aislados, pobladas por mujeres sometidas y atemorizadas. Son espacios de organización, de resistencia, de politización y claramente de acción.

Nosotras, nosotres hemos enfrentado desde lo más cotidiano, desde lo más elemental las políticas de hambre y saqueo que vienen desde hace décadas y    se profundizaron con una crueldad sin límites durante los años del gobierno de la alianza del PRO con los radicales.

Nosotras, nosotres   estamos enfrentando a la alianza renovadora que gobierna esta provincia desde hace casi 20 años. Una provincia con políticas antiderechos que siguen hoy condenando a la pobreza estructural y a la muerte cotidiana.

Nosotras, nosotres seguiremos en las calles hasta que nuestros derechos sean garantizados, diciendo basta de hambre, basta de precarizarnos la vida, hasta de muertes evitables, basta de violencias, basta de represión, basta del odio que inoculan los fundamentalismo y dividen nuestras luchas.

Nosotras, nosotres seguiremos luchando en las calles contra:

La precarización laboral, los salarios de hambre, la explotación, el vaciamiento de las áreas del Estado que debe garantizarnos derechos en simultáneo con el fortalecimiento de las áreas represivas. Nunca antes destinaron más presupuesto para las fuerzas represivas, nunca antes equiparon mejor para la policialización de nuestros barrios en busca de nuestros hijos e hijas pobres para la criminalización, la judicialiación, la tortura y la muerte.

No nos olvidamos de Rosa Yamila Gauna, Natalia Almada, Víctor Márquez Dos Santos, Mario Golemba, Hernán Céspedes, Andrés Cáceres, asesinados o desaparecidos por la policía de la provincia y el servicio penitenciario; víctimas de la violencia de estado.

En Misiones el presupuesto para el ministerio de gobierno de Misiones, comandado por Marcelo Pérez  -cómplice local de las políticas del terror de la Ministra de Seguridad Patricia Bulrrich- supera casi 7 veces más el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social; que comparte con el de salud el triste record de tener los salarios más bajos de la provincia y la mayor cantidad de trabajadores precarizados.

No nos olvidamos tampoco de las muertes dentro del sistema sanitario, muertes evitables o muertes por violencia obstétrica o mala praxis, muchos productos del vaciamiento de los hospitales públicos en toda la provincia. No nos olvidamos de Yohana Carballo muerta junto a su bebe en Montecarlo por violencia obstétrica y de las tantas otras mujeres que hoy siguen expuestas a morir o que sus hijos e hijas mueran en un parto.

La prioridad del gobierno renovador nunca estuvo más clara. Las luchas contra el hambre, la precarización laboral, la miseria más extrema se combaten con represión.

Es mentira que están reequipándose para darnos seguridad, para investigar, frenar y erradicar las violencias que nos atraviesan, es mentira todo eso. Basta mostrar que seguimos contando victimas de femicidio año tras año. Cada marcha, cada movilización ya sea del 8M, del 3 de Junio o esta del 25 de Noviembre tenemos que darnos la dolorosa y vergonzosa tarea de  actualizar las victimas de femicidio.

Todos estos rostros, estas historias que marchan con nosotras comparten la realidad de haber sido brutalmente asesinadas, vejadas, violadas, torturadas pero también comparten otra escandalosa realidad: la impunidad. NINGUNA CAUSA POR FEMICIDIO EN LA PROVINCIA ESTÁ RESUELTO, NINGUNA. Solo para mencionar a Marilyn Bárbaro, hace más de 15 años del femicidio con hijos del poder involucrados y todavía sin justicia. Ahora van a ir a un juicio abreviado con un único imputado, un chivo expiatorio con el que pretenden cerrar la causa.

Es mentira que están ocupados tratando de garantizarnos derechos humanos básicos. Están ocupados en seguir criminalizando a mujeres en situación de extrema vulnerabilidad, que sobreviven entre el hambre, la miseria y la persecución. Los ejemplos nos sobran: Librada Figueredo, María Ovando, Victoria Aguirre, Miriam Bogado y las que siguen presas hoy Celestre Rivero, Teresita Mattos y podríamos seguir nombrándolas.

Nos falta Cristina Vázquez en libertad. Nos faltan los rostros y los nombres de las cientos de mujeres que cayeron en las redes del narcomenudeo  y son hoy las que pueblan las cárceles y comisarías de la provincia, son las víctimas de las políticas de lucha contra el narcotráfico que tanto promocionan Pérez y Bulrich.

Nos faltan los rostros de las mujeres y niñas que cayeron en las redes de trata y hoy siguen desaparecidas, con sus cuerpos explotados y torturados a diario. Todos sabemos que esto no sería posible sin la complicidad y la participación de las fuerzas de seguridad, el poder judicial, y los funcionarios de turno.

Nos faltan aquí los rostros de las niñas obligadas a parir dentro del sistema sanitario que en Misiones, a pesar de tener un protocolo de interrupción legal del embarazo hecho ley, a pesar de saber el riesgo al que exponen siguen dilatando  el cumplimento de este derecho, siguen envolviendo de culpa y miedo a las niñas y sus familias mientras ganan tiempo para que los embarazos avancen. NIÑAS NO MADRES!!!!

Mientras ellos llenan las provincias de patrulleros, de escudos antimotines, de gases lacrimógenos, de lanchas israelíes para patrullar el río Paraná, nosotras, nuestras organizaciones,  estamos  recargadas y reinventándonos para llenar nuestras ollas, para parar  el hambre,  para enfrentar la enfermedad, organizándonos  para conseguir trabajo, inventando donde no hay. Todo esto lo hicimos y lo seguimos haciendo. Mientras seguimos  ocupando las calles, encontrándonos en asambleas y encuentros multitudinarias, convocando a paros globales de una masividad y politicidad nunca antes conocida, en  marchas interminables, en  vigilias memorables.  

Nuestras casas, nuestros barrios, nuestros territorios son espacios de organización, de  resistencia, de luchas. Porque lo personal es político y nuestra política es defender la vida desde lo más cotidiano hasta forzar cambiarlo todo.

Ni una Menos Vivas, libres, fuertes y felices  nos queremos

No al golpe de Estado contra el pueblo boliviano

No al neoliberalismo y las políticas de ajuste

No al FMI.

No más impunidad.